miércoles, 7 de octubre de 2015

Paseos



Están realizando en el cementerio de Alcañices la búsqueda de los restos mortales de Aquilino Rodríguez, nacido en Matellanes, que fue asesinado a los pocos días del levantamiento por parte del ejército, golpe de estado, contra el gobierno de la republica el 18 de julio de 1936. Por aquellas mismas fechas y, según cuentan, en el mismo lugar, también fueron ejecutados: Rafael Sassot, Laurentino Mata, Félix Prieto y Antonio Fagundez, enterrados todos en ese cementerio.

Aquilino Rodríguez era agricultor y padre de Anastasio y de Gil, muy populares en la villa, sobre todo el primero, para la gente de mi generación y anteriores, por las casi diarias visitas que hacía y por ser una persona abierta, siempre dispuesta a la conversación. La vida de Anastasio merece  una novela por la gran cantidad de episodios que le tocó vivir. Sería  un  éxito seguro como novela de aventuras y todos creeríamos que era de ficción. Unos chavales del colegio Virgen de la Salud (no recuerdo sus nombres, cosa que me gustaría para nombrarlos aquí), coordinados  por el director, escribieron  un relato sobre él que merece ser leído, no solo por lo que cuentan, sino también por lo bien escrito que está. Seria  muy bueno que ampliaran la investigación y nos  dieran a conocer todas las facetas del personaje.  Desde aquí los animo.

Laurentino Mata era conductor del coche de línea a Zamora. De   Félix y de Antonio desconozco su actividad. Ninguno de los tres era originario de Alcañices. Tampoco lo era Rafael Sassot, del que me voy a ocupar a continuación.

Rafael Sassot Vives era a la sazón administrador de la aduana de Alcañices. Catalán, padre de dos hijos, divorciado y, según me lo ha descrito mi informante: “muy querido por quienes le trataban, simpático, elegante, de trato afable, conocedor del mundo, gran viajero, culto, gran lector y  gran bebedor de cerveza. Daba dinero para los pobres a través Agustín Bernardino Amor, cura párroco y ropa y calzado por mano de la esposa del portero de la aduana. Vivía en la fonda de Manuel Gallego (en la casa donde ahora está el bar de Germán). Poseía una buena colección de libros entre los que se encontraban autores como: Kant, Unamuno, Hegel, Descartes, Voltaire, Santo Tomás, San Agustín y Santa Teresa y otros según comprobaron cuando recogieron su habitación. Buen  conversador, exteriorizaba sus conocimientos  en las tertulias del casino y casa Barros, de la que era asiduo, siempre remojando el gaznate con cerveza”. Contaba mi abuelo que en el pozo que hay en la casa, de las neveras ni se había oído hablar, siempre había una caja de cerveza a refrescar exclusivamente para él.

Era afín al partido socialista y escribía a veces en el periódico de Zamora de tendencia izquierdista “La Tarde” donde exponía sus ideales y opinaba sobre la actualidad del país.

El 16 de julio de 1936, cuando los rumores sobre un alzamiento militar eran muy fuertes, se encontraba junto a algunos amigos, en la antesala del despacho del gobernador civil de Zamora a donde llegaron, entre otros,  el presidente de la diputación el alcalde y Ángel Galarza, para avisar de la inminencia del golpe y tomar decisiones al respecto. Se cuenta que Galarza, diputado en cortes, que había sido director general de seguridad estaba al corriente de la situación y pasó por Alcañices el 18 para huir a Portugal. Poco después regresó por Badajoz y fue nombrado ministro de gobernación por Azaña.

En la aduana trabajaba de administrativo y era jefe local de falange, Salvador Montejo Moreno, quien, según contaron fue el instigador del asesinato del Sr. Sassot aunque no fue quien apretó el gatillo. Para hacerlo llego desde Zamora el funcionario de Correos Martín Mariscal (quien también asesino, entre otros muchos, a Amparo Barragán, esposa del escritor Ramón J. Sender). Llegado el tal Mariscal a Alcañices, se alojó en la fonda del Sr. Gallego quien, enterado de la misión que el tal traía, le informó de la personalidad de Sassot y  de su relación con la gente del pueblo y el tal no se atrevió a llevar a cabo el encargo. Volvió para Zamora y comisionó a un tal Amaro, del pueblo de Riofrío, dicen, y a otro, de quien desconozco el nombre, para realizar la hazaña.

Así relata mi informante los hechos:

“A don Rafael le sacaron de la cama, pues trasnochaba mucho leyendo hasta altas horas, y entre  los dos falangistas citados le llevaron al cementerio pasando por la plaza  hacia las 11 de la mañana. Se rumoreo que le llevaban para tener un careo con no sé  quién. Fue el 13 de septiembre de 1936. Por cierto que Manolita Calvo debió de ser la última persona  que habló con él al encontrarla frente al comercio de la Doloricas. Se cuentan horrores de cómo lo mataron por un fallo en las pistolas o por nerviosismo. Los que le dieron tierra estaban impresionados por el destrozo que tenía en el rostro. Esto te lo facilito como rumor pues era tal la atmosfera que se respiraba en el pueblo que se desorbitaban los hechos con facilidad”.
No hubo ningún paseado  originario de Alcañices, gracias a la personalidad y buena gestión del alcalde Don Santiago Prieto, pero si hubo represaliados: casi todos los miembros de la gestora del ayuntamiento, el maestro D. Emeterio Cabrera, muy querido y recordado por sus alumnos y varios más. Famosos por asesinatos y atropellos cometidos si hubo nacidos aquí. Uno de ellos se atrevió a volver en unas fiestas, lo cogió una vaca, le dio una vuelta colgado de un cuerno por el cinturón y toda la gente gritaba: “mátalo, mátalo, mátalo” se le rompió el cinto, cayó al suelo, nadie le auxilió, arrastrándose salió por entre los carros entre voces de: asesino, asesino. Desapareció y de él jamás se supo. Se llamaba PITITIS

2 comentarios:

  1. Tenía noticias de todo esto a través de mis familiares de Matellanes, que trataban con el"Nestasio", incorporé parte en los comienzos de mi novela "LA RAYA", para empapar el ambiente, no me molesto que algunos me trataran de sensacionalista, sólo cambié nombres.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Es muy interesante todo lo que cuentas. Somos una productora que estamos desarrollando un documental sobre la Memoria Histórica en la provincia de Zamora y nos gustaría hsblar contigo para ampliar esta información. Si lo tienes a bien, contacta con nosotros en documentales.produccion@gmail.com.

    ResponderEliminar